jueves, 8 de julio de 2010

CARTA ABIERTA A JUECES FEDERALES DE CÓRDOBA

Señores Miembros del Tribunal Oral Federal de Córdoba Nro. 1:

Dr. Jaime DÍAZ GAVIER, Dr. José María PÉREZ VILLALOBO y Dr. Carlos LAZCANO

Soy Jorge Pedro MONES RUIZ, hermano del Teniente Coronel Enrique Pedro MONES RUIZ, quien está compareciendo ante ustedes acusado por crímenes que no cometió como quedó demostrado en el año 2000.

Al corresponderme las generales de la ley no puedo ser testigo de la defensa.

Pero me pregunto:

¿acaso el haber recibido auspiciosamente en el recinto del tribunal a un terrorista como Eduardo Luis Duhalde, fundador de la organización terrorista Movimiento Todos por la Patria junto al jerarca del Ejército Revolucionario del Pueblo, Enrique Haroldo Gorriarán Merlo, que asaltara en 1989 el cuartel militar de La Tablada, no les comprenden también a ustedes las “generales de la ley”, por lo que deberían excusarse?

¿Pueden acaso desconocer los antecedentes criminales del actual Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde?

¿Desconocen las denuncias presentadas por colegas de ustedes que involucran a este personaje siniestro?

¿Dudan que con las presiones que este personaje realiza, pretende completar las acciones que en su momento, en los años ´70, no pudo hacer por las armas, las bombas y la violencia?

Los pongo en conocimiento para que no tengan dudas a qué me refiero:

Un Conjuez, el Dr. Martín Francisco Gutiérrez tuvo que excusarse como consecuencia de la “VIOLENCIA MORAL y PSÍQUICA” que lo embargaba, producto de las declaraciones y amenazas surgidas desde el mismo seno del Estado Nacional.

Debido a la Sentencia dictada por la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal disponiendo el cese de la prisión preventiva de imputados por delitos de lesa humanidad, la propia Presidente de la Nación como el Secretario de Derechos Humanos de la Nación (Duhalde), la Ministro de Defensa de la Nación (Garré) y la Diputada Diana Conti, entre otros funcionarios públicos y legisladores, fueron contestes en señalar, entre varias otras expresiones, que quienes tienen la responsabilidad de entender -como el Sr. Juez nombrado- en los procesos en los que se investigan delitos de lesa humanidad, y, cuando emiten fallos que resultan contrarios a las pretensiones -condenatorias o de medidas de seguridad- perseguidas por el Estado Nacional, comparten la ideología represiva”, “favorecen a los represores del genocidio”, deben ser sometidos a jury de enjuiciamiento o a procesos por delitos comunes.

ASÍ SE MANIFESTÓ el Conjuez, DR. GUTIÉRREZ.

También les recuerdo: “La Comisión Permanente de Protección de la Independencia Judicial, creada por la Corte Suprema y coordinada por las ministras Elena Highton y Carmen Argibay, recibió ayer una dura denuncia contra el Gobierno:

74 jueces nacionales le pidieron que se pronunciara contra el juicio político que promovió la Secretaría de Derechos Humanos contra cinco camaristas de Casación.

"Estamos ante una grave afectación de la independencia judicial", dicen los magistrados en su escrito. Acusan al Gobierno de haber montado una "persecución" contra los jueces denunciados, que funciona además como una "franca amenaza" a quienes deban resolver casos similares, y de haberse atribuido "la potestad de imponer los únicos fundamentos válidos para resolver cuestiones que, por su naturaleza, les son sometidas a los jueces".

El 19 de febrero pasado, el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, pidió al Consejo de la Magistratura que iniciara el proceso de destitución de Guillermo Yacobucci, Luis García, Ángela Ledesma, Eduardo Riggi y Guillermo Tragant, casi la mitad de los miembros de la Cámara de Casación, el máximo tribunal penal de la Nación” (Publicado en la edición impresa del Diario “La Nación” del día jueves 16 de abril de 2009)
Señores Jueces: Dres. Díaz Gavier, Pérez Villalobo y Lazcano:

¿Pueden ustedes JURAR (con lo que significa un juramento) que la justicia que administrarán no será venganza o claudicación ante el miedo que puede causar la presencia del COMISARIATO POLÍTICO del gobierno, léase en este caso, Eduardo Luis Duhalde?

La justicia divina no es un mero consuelo: es, existe, y aunque pueda parecer lejana, tiene su punto de llegada. La de los hombres, cuando éstos están comprometidos en la defensa de la Patria y las Instituciones de la República, debe procurar ser un reflejo de aquella más alta.

¡Ay de los jueces que permitan la sustitución de la justicia por la venganza! Sus nombres quedarán grabados a fuego, y si no fueren llamados a responder por ello entre los hombres, tendrán que hacerlo sin duda ante un Tribunal cuya Justicia es Infinita.

Será Justicia.

Lic. Jorge P. Mones Ruiz
Ex Mayor de Caballería

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTOS AGREDIERON A MI PATRIA

Loading...