jueves, 28 de marzo de 2013


REIVINDICACION DE LA LUCHA ARMADA


Una vez más en el marco del 37 aniversario del proceso cívico militar argentino iniciado el 24 de marzo de 1976, el periodista Ernesto Tenembaum entrevistó por la radio Rock & Pop a la presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien dejó claramente expresado que reivindica la lucha armada de la cual formó parte su hija, la cual recuperó, una vez muerta, por su amistad con la señora del Gral. Bignone. 

Lo curioso es que, a pesar de que esta señora no veía a su hija desde hacía más de un año, ni tenía comunicación alguna con ella, Carlotto sostiene que al ver el cadáver de su hija se dio cuenta de que habría tenido un hijo, todo, a pesar de que quien había sido su pareja niega que la chica Carlotto estuviera embarazada.

Sostuvo la presunta abuela: 

¿tengo que explicar que hubo una lucha armada que terminó totalmente aniquilada en el operativo independencia? 

(Operativo iniciado en el ámbito constitucional).

“Parece que tenemos que seguir dando exámenes, está todo escrito, claro, el que no quiere entender es porque está en otro planeta. 

Lo malo fue el terrorismo de Estado y lo bueno, una generación que dejó la vida y nos dejó la democracia”, indicó.

“Nosotros reivindicamos la lucha inmensa que dieron esos 30.000 hombres y mujeres para cambiar la historia y a pesar de que hoy no están, creemos que pudieron, que no nos han vencido. 

Porque estamos acá y podemos decir que lo que ellos hicieron fue hermoso: se comprometieron y lucharon por lo que creían justo. 

Reivindicarlos, poder decir en qué organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles y sociales militaron nos llena de orgullo, porque tomaron la política como herramienta, esa política de los barrios, las fábricas, las calles. 

Eran militantes del pueblo”.

El día de hoy 26 de Marzo ante la requisitoria periodística agrego: 

Aquella lucha fue como la de San Martín, como la de los próceres que nos dieron la independencia.

Como estoy harto de la mentira, la traición, la genuflexión de los inmorales y de la hipocresía de lo políticamente correcto, me permito disentir con esta señora, su descabellada apreciación de los hechos que se corresponden a un relato fantasioso y faccioso para la justificación de la impunidad de unos y la vendetta sobre los otros de los contendientes, en ese conflicto aun inconcluso de la historia reciente de los Argentinos, donde todos fuimos parte, sólo hay que leer los diarios de época.

Lo bueno es que esta Sra. reconozca “La Lucha Armada”, si fueron 30.000 mil los desaparecidos, es decir, que los que se levantaron en armas fueron muchos más si le sumamos los exiliados.

Bien analicemos entonces:

La lucha armada se llevo a delante a partir de 1974 contra el Gobierno del Gral. Juan D. Perón, el gobierno más votado de la historia Argentina con el 62.85% del padrón electoral.

Nunca en la historia Argentina hubo tanta cordialidad entre gobierno y oposición en esos años producto del abrazo Perón-Balbín que reconcilio a las dos fuerzas mayoritarias en aquella coyuntura.

¿Contra quien era la lucha armada entonces y quienes la llevaban adelante?

La lucha era entonces contra el gobierno constitucional, contra La Constitución y las instituciones de ella, la lucha era para interrumpir la continuidad histórica de La Nación, continuidad histórica que nos diera San Martín, Belgrano, Güemes y tantos hombres y mujeres ilustres de nuestra historia.

No señora, su hija no era emulo de estos grandes próceres, tampoco luchaban por una mejor sociedad, de haber triunfado según la bibliografía escrita por los que acompañaran a su hija en ese ideario habrían fusilado a un millón de Argentinos, su hija perteneció a una generación violenta, que creía arreglar el mundo a balazos y por la fuerza de la dictadura proletaria.

Su hija señora de Carlotto de ninguna manera ella y sus compañeros de lucha contribuyeron a la institucionalización democrática, su hija contribuyo si, a socavar el orden constitucional y abono el camino para la interrupción de un gobierno legitimado con el mayor porcentaje de votos de nuestra historia y Cabe aquí preguntarse Sra. Carlotto, 

¿ante una agresión armada de más de 30.000 combatientes, cómo cree usted debería haber actuado el Estado?

¿Cómo deberían haber encarado la lucha contra un enemigo que se camuflaba entre los inocentes ciudadanos, que operaba sin identificación y por sorpresa, cuyos combatientes de este ejército de sombras estaba altamente entrenado en santuarios extranjeros, como Cuba, el Medio Oriente y Europa del Este?

Finalmente, Señora, es usted un agente de la impunidad de aquellos años.

En primer lugar, Señora, usted se embandera con aquellas organizaciones que ensangrentaron el país, usted carece de pensamiento crítico y reivindica un verdadero baño de sangre, sin más motivos que el imponer a las grandes mayorías por la fuerza, lo que una minoría violenta deseaba, en un derrotero de muertes sin sentido, asesinaban a los que solo expresaban diferencias de pensamiento como a los filósofos Católicos Carlos Sacheri, asesinado frente a sus hijos al salir de misa o Jordán Bruno Genta junto a su familia al dirigirse a misa y tantos inocentes mas, quizás pueda usted explicarlo, yo nunca pude.

En segundo lugar: 

usted parece creer que las acciones criminales de Montoneros y ERP fueron actos libertarios, y las reacciones de las Fuerzas Armadas en esa lucha que usted admira son actos terroristas.

Le recuerdo Señora que según el fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal que juzgo a las Juntas Militares, esas organizaciones que usted reivindica son Asociaciones Ilícitas, o sea que sus miembros fueron y son DELINCUENTES.

Y por último,

señora, nuestro país tenía en 1974 pleno empleo, los trabajadoras tenían paritarias libres y la deuda externa Argentina era de solo $ 2.350 millones de dólares.

Le pregunto y me pregunto: 

¿qué querían los jóvenes que usted reivindica?

¡Para mí es una incógnita…!

¿Seremos los argentinos capaces de dejar el pasado para entrar en el futuro? 

 Es difícil con este tipo de manifestaciones públicas y con justicia a medias.

“Al pasado no hay que criticarlo, 

Hay que superarlo.” Domingo F. Sarmiento.

Ya veremos.

viernes, 22 de marzo de 2013


LA ISLA EVITA : 
Una Escuela para Aprender a ser Kirchnerista

La agrupación oficialista forma cuadros juveniles en el Delta, entre el adoctrinamiento revolucionario y la jura de lealtad a Cristina.

Hora de distensión en la Escuela de Formación de Cuadros del Movimiento Evita, en el Delta.

El muelle modesto, de tablones de madera gastada, no se diferencia en nada de los muelles del resto de las pequeñas islas del delta del río Luján, en el Tigre. 

Si se los mira desde el agua, los 50 pib@s que conversan sentados en ronda tampoco presentan nada que llame la atención. 

Pero basta con poner un pie en tierra firme para descubrir rasgos atípicos: la mayoría de los jóvenes viste remeras rojas, con la cara de Eva Perón estampada en el pecho. 

El tema de la charla también es original: 

se discute "qué es un militante, qué es un cuadro y qué es periferia".

Es la puerta de entrada a un sitio único de la política argentina: 

la isla del Movimiento Evita, una parte vital de Unidos y Organizados, el aglomerado de organizaciones más cercanas a la Presidenta. 

En este paraje agreste, la JP Evita, brazo juvenil de la agrupación, dicta cursos para formar a sus mejores cuadros.

Es un sitio alejado, casi escondido, donde las imágenes de Néstor y de Cristina Kirchner se multiplican en cada pared y donde la palabra "revolución" se pronuncia con tanta frecuencia como naturalidad y firmeza.

Fue adquirido hace dos años por la federación de cooperativas del plan Argentina Trabaja que maneja el Movimiento Evita, de más de 15.000 trabajadores. 

Funciona también como camping de la federación. LA NACION lo visitó el 16 de este mes, antes del cierre del ciclo de formación política, que lleva el nombre de Sabino Navarro, unos de los fundadores de Montoneros, muerto en 1971 durante un enfrentamiento con la policía.

"Un cuadro tiene que tener una mirada sobre la totalidad nacional e internacional, y un análisis propio dentro de una doctrina, que en nuestro caso es el peronismo", rompe el hielo, en la ronda del muelle, Iván Arroyo. 

Es un joven de 27 años que milita en la zona más pobre de Carilegua, un pueblito de 5000 habitantes del sudeste de Jujuy. Llegó a la isla luego de un viaje de más de 24 horas en ómnibus. 

"Para nosotros es importante tener el contacto con los compañeros que están adentro, en el Congreso o en otros lugares", explica Arroyo, uno de los mil jóvenes de todo el país seleccionados para participar del ciclo de la agrupación que lidera a nivel nacional Emilio Pérsico. 

La mayoría de los militantes, divididos en ocho delegaciones de entre 100 y 120, llegó a la isla en una lancha-colectivo, fletada por el movimiento. 

Otros abordaron La Soberana I, la pequeña embarcación propia del Evita.

Para los jóvenes, el día comienza pasadas las 10, con la charla de bienvenida, a cargo del jefe de la JP Evita, el diputado nacional Leonardo Grosso. 

"El nivel más alto de conciencia que se puede tener es lo que realmente se hace. 

Si nos da fiaca ir al barrio a militar y priorizamos intereses individuales por sobre la patria, no entendimos nada", dice Grosso, con tono firme y acelerado, al frente de un salón de unos 15 por 10 metros, con piso, paredes y techo de madera, que fue levantado por los integrantes de las cooperativas.

En el interior, tres ventiladores de pie dan todo de sí, pero pierden la batalla ante el calor pegajoso. 

Cuatro lamparitas de bajo consumo cuelgan de un cable que atraviesa el lugar, de atrás hacia delante. 

A falta de pintura, las paredes están cubiertas con afiches y fotos de Juan y de Eva Perón, y de Néstor y de Cristina Kirchner.

Las imágenes de la Presidenta y de su antecesor están incluso en las puertas de los baños, ubicados en un extremo del lugar y divididos por sexo. 

El de varones está identificado con una foto de Néstor; el de damas, con una de Cristina. 

En la entrada del salón, en una cartulina celeste, se exponen las reglas de convivencia en la isla. 

"No consumir drogas ni alcohol", dice una. 

 "Dirigirse con respeto a los compañeros", reza otra. 

"CHETOS, ABSTENERSE", advierte una tercera. 

Debajo de la enumeración, con letras un poco más grandes, una definición de identidad: 

"¡Bienvenidos al peronismo!".

Escuchan las palabras de apertura de Grosso unos cien pibes, de entre 15 y 30 años, sentados a lo largo de banquetas de madera, que cruzan el salón de lado a lado. 

Una frase se repite en la espalda de la mayoría de las remeras rojas, que recibieron al llegar a la isla.

 "El capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos y entreguistas han podido comprobar que no hay fuerza capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos."

El material del curso se completa con un cuadernillo, que combina citas de Antonio Gramsci y del revolucionario egipcio Gamal Abel Nasser. 

En su índice, se detallan los temas que se abordarán durante los dos días que permanecerán los militantes en la isla. 

Se habla, entre otras cosas, de la crisis del capitalismo ("que en realidad no es una crisis, sino un reacomodamiento"), del dólar ("todas las crisis están vinculadas al faltante de dólares en el Banco Central"), del trabajo en negro ("no es culpa de Cristina, sino del contexto histórico que nos determina") Y DE LOS "NI-NI", LOS JÓVENES QUE NO TRABAJAN NI ESTUDIAN ("es una problemática que no se soluciona sólo con crecimiento").

La primera charla, de integrantes de la mesa de economía del movimiento, se corta para el almuerzo: dos sándwiches de hamburguesa para cada pibe; pollo con la mano para los organizadores, que comparten la mesa con LA NACION.

 "La idea es encarar un proceso de cualificación, capacitación y ordenamiento de nuestra fuerza", explica Ignacio Rico, un joven de 22 años que ganó fama en pleno conflicto del campo, cuando, con sólo 17 años, se enfrentó a Eduardo Buzzi, jefe de la Federación Agraria, durante una conferencia de prensa, en Rosario.

 "Intentamos desarrollar una formación teórica a partir de la reflexión de nuestra práctica cotidiana", agrega, con una voz de mando que contrasta con su corta edad.

En el programa del curso también hay lugar para actividades recreativas. 

Primero, una guitarreada. 

Después, el plato fuerte:

 la "búsqueda del tesoro revolucionario", que obliga a los pibes a abrirse paso entre los pastizales de la isla para ir descubriendo las pistas. 

Ante semejante tarea, el premio parece escaso: 

una bolsa de caramelos. 

ero como, casi todo en este lugar, el tesoro encierra un significado simbólico. 

"Representa la felicidad del pueblo", explican los organizadores..


¿Qué diferencia hay entre esto y el nazismo de Hitler . . . ?......N I N G U N A!!!

LA ISLA DEL EVITA;

PARA QUE SEPAN . . . . . . LO QUE SE VIENE . . .

PARA QUE SEPAN EN QUÉ SE GASTA LA PLATA DEL DÉFICIT FISCAL,

PARA QUE SEPAN PORQUE FALTA DINERO EN LAS ESCUELAS,

PARA QUE SEPAN PORQUÉ NO SE INICIAN LAS CLASES,

PARA QUE SEPAN PORQUÉ HAY ALGUNAS PROVINCIAS (E INTENDENTES) QUE PIENSAN EMITIR "CUASI MONEDA" (PAPELES),

PARA QUE SEPAN ADONDE ESTÁ DIRIJIDA LA PLATA QUE SE EMITE CADA DÍA Y QUE AUMENTA LA INFLACIÓN (SENSACIÓN DE INFLACIÓN, SEGÚN DICEN),

PARA QUE SEPAN PORQUÉ NO HAY MÁS FFCC EN EL INTERIOR,

PARA QUE SEPAN PORQUE SE BUSCAN RELACIONES CON PAÍSES NO 
ALINEADOS CON LA IDIOSINCRASIA ARGENTINA (SOLO LO ESTÁN POR CONVENIENCIA CON EL GOBIERNO, PERO NOS CAGA A TODOS),

PARA QUE SEPAN PORQUÉ HAY MÁS ARMAS EN LA CALLE,

PARA QUE SEPAN PORQUÉ HAY MÁS INSEGURIDAD,

PARA QUE SEPAN PORQUÉ HAY MAS "PRESOS" CONDENADOS SUELTOS,

PARA QUE SEPAN COMO BUSCAN PERPETUARSE EN EL PODER Y SEGUIR LLENÁNDOSE LOS BOLSILLOS CON NUESTRO DINERO.

PUEDEN AGREGAR;

LOS FONDOS PARA LA UNIVERSIDAD DE LAS MADRES,

LOS FONDOS PARA VIVIENDAS QUE NO SE CONSTRUYERON,

LOS FONDOS PARA FUTBOL Y AUTOMOVILISMO PARA TODOS (QUE DEFIENDE MINTIENDO EL HIPÓCRITA V.H.MORALES),

LOS FONDOS PARA FINANCIAR LOS GRUPOS DE INFORMACIÓN (1, 23, E, 9, C5N, PK, TELAM...) Y ALIADOS SUBVENCIONADOS ,

LOS FONDOS QUE SE DESVÍA A TRAVÉS DE INFRAESTRUCTURA DE TRANSPORTE (AEROL. ARG, FFCC, ...)

PARA QUE SEPAN .......... 

INFÓRMESE, LUEGO SERÁ TARDE

miércoles, 20 de marzo de 2013

EL OSCURO PASADO DE VERBITSKY



EL CRITICO DEL PAPA FRANCISCO

¿Quién es en concreto este crítico que tanto revuelo está causando con sus declaraciones que rozan lo difamatorio?
Probablemente le resulte familiar el nombre de Horacio Verbitsky. 
Quizás lo tenga por su rol de director del diario Página 12; quizás por presidir desde el año 2000 hasta la fecha el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) financiado por la Fundación Ford; quizás por su veintena de libros publicados; quizás por ser considerado por muchos analistas políticos como la verdadera cabeza detrás del kirchnerismo; o quizás, por haberse convertido en la voz de quienes no recibieron con alegría la elección de Jorge Bergoglio como nuevo Papa de la Iglesia Católica.
¿Pero quién es en concreto este crítico que tanto revuelo está causando con sus declaraciones que rozan lo difamatorio?
Horacio Verbitsky es periodista de profesión. 
Sus primeros trabajos periodísticos, empero, distan de manera significativa de su actual discurso pretendidamente democrático. 
En efecto, tal como denunció en Ambito Financiero (23/7/98) Fernando Nadra, Verbitsky “ascendió de redactor a Jefe de Redacción de ‘Confirmado’, cargo que ocupaba cuando la revista contribuyó abiertamente al derrocamiento del presidente Arturo Illia en 1966”.
Al año siguiente, otro de los primeros trabajos de los que quedan registro fue nada menos que una participación como columnista de la revista La Hipotenusa, dependiente de la Secretaría General de la Presidencia del gobierno de facto del General Onganía. 
Eran tiempos en los que el hoy ilustre periodista de Página 12 percibía sus haberes de la “Revolución Argentina”.(1)
El joven Verbitsky tuvo sus primeros contactos con la política de la mano de su padre Bernardo, quien lo inició en sus relaciones con el Partido Comunista Argentino (PCA). 
Ni lento ni perezoso, no obstante, Horacio fue girando hacia posiciones trotskistas para finalmente incorporarse en las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) a principios de 1970, junto al escritor Rodolfo Walsh, con quien entablaría una fuerte amistad y admiración intelectual.(2)
En el período en el que Verbitsky y Walsh integraron las FAP, numerosos atentados fueron perpetrados por esta organización en el país. 
A modo de ejemplo, el 29 de septiembre de 1970 se asaltó al Banco Alemán Trasatlántico de El Palomar, donde se robaron 15 millones de pesos; el 30 de septiembre de ese mismo año se atentó con bomba en la secretaría de Vivienda de la Nación; el 22 de enero de 1971 se robaron 5 millones de pesos del Banco de Galicia, sucursal Bánfield, asesinando un policía en el atraco; el 29 de julio de ese año se ultimó en Córdoba al mayor Julio Sanmartino; el 22 de enero de 1973 se acabó con la vida de los sindicalistas Julián Moreno y Leopoldo Deheza, en Lanús, entre otras muchas acciones guerrilleras a la sazón ejecutadas por esta organización armada.
No deja de ser una curiosidad advertir que Verbitsky, al tiempo que engrosaba este tipo de grupos, trabajaba en el hoy tan detestado diario Clarín. 
Lo cierto es que su matrimonio con Laura Sofovich, hija de Bernardo Sofovich, secretario de comercialización del matutino, le abriría las puertas a un trabajo que ocuparía hasta 1973. 
Como dato de color, cabe rememorar que en septiembre de 1973 Sofovich será secuestrado por organizaciones terroristas que le obligarán a publicar solicitadas revolucionarias en Clarín.
A principios de 1973 tanto Walsh como Verbitsky pasaron a integrar la banda Montoneros, que ya se había consolidado como la organización armada de mayor relevancia de signo peronista y venía absorbiendo a las demás. 
Pronto serían designados, con alto rango en la jerarquía militar guerrillera, en una de las áreas más importantes de la organización: el área de inteligencia.
La función de inteligencia comprendía tareas específicas como detectar aquellas personas pasibles de ser secuestradas y con capacidad de pago; el desarrollo de intimidaciones sobre personas, grupos, sectores o empresas; sobornos y chantajes; estudios previos al cometido de asesinatos para establecer los réditos políticos; similares tareas para realizar atentados de todo tipo y finalmente, la evaluación y obtención de informaciones destinadas a establecer la viabilidad de ataques y la oportunidad de realizarlos.
Poco después del famoso secuestro de los hermanos Juan y Jorge Born en 1974, por el que Montoneros recibió la suma de 60 millones de dólares, Horacio Verbitsky, cuyo nombre de guerra ya era “el perro”, habría sido el responsable de organizar el traslado del dinero hacia Cuba en tandas de 5 millones de dólares. 
El fiscal Juan Martín Romero Victorica tomó en su momento el caso e implicó a quien hoy se horroriza por un supuesto pasado de Francisco.
Existen varios atentados montoneros en los que según variadas fuentes Verbitsky habría tenido participación intelectual o, inclusive, como jefe de operaciones. 
Uno de ellos ocurrió el 15 de marzo de 1976, cuando un explosivo detonó en la playa del Edificio Libertador, provocando la muerte de Blas García e hiriendo a 17 militares y 6 civiles. 
Los ex montoneros Rodolfo Galimberti y Juan Daniel Sverko aseguraron ante la Justicia que el hoy ultrakirchnerista Horacio Verbitsky había sido el conductor del operativo en cuestión.
El otro atentado de magnitud que involucra a Verbitsky es el que acaba de ser considerado prescripto por la Cámara Nacional de Casación Penal, cometido el 2 de julio de 1976 por José María Salgado, un montonero que había sido dado de baja de la Policía pero conservaba la placa. 
Así pues, aquel día se infiltró uniformado en el comedor de la Superintendencia de Coordinación Federal y dejó un artefacto compuesto por 9 kg de trotyl y 5 kg de bolas de acero tapado con su sobretodo, que en menos de veinte minutos provocaría la muerte de 23 personas y 66 heridos tras volar el lugar en mil pedazos. 
Verbitsky habría tenido participación desde el área de inteligencia en la confección del atentado de mayor magnitud de la historia argentina después del de AMIA.
En el año 1977 Horacio Verbitsky se alejó de Montoneros para acercarse, tal lo aseguran algunas fuentes como el ya citado Fernando Nadra, a las propias Fuerzas Armadas. 
Es lo que en la época se llamaba "colaboracionismo". 
Una prueba fulminante en este sentido es su colaboración en el libro “El poder aéreo de los argentinos”, que editó el Círculo de la Fuerza Aérea en 1979. Escrito por el comodoro (R) Juan José Güiraldes, el nombre del ex montonero ilustra la primera página de la obra en donde se le agradece su aporte. Osvaldo Bayer hace algunos años reveló esta prueba.
Muchos son los ex guerrilleros que señalan a Verbitsky como un traidor o "doble agente".
Indican, en efecto, que sobre 62 integrantes conocidos que pasaron por el área de inteligencia montonera, el único que sobrevivió y ni siquiera resultó detenido, es llamativamente Horacio Verbitsky, el mismo que trabajaba para Cuestionario, para el medio de Onganía La Hipotenusa, y finalmente colaboraba en una publicación de la Fuerza Aérea. 
Algunos cuantos años más tarde, ya desde Página 12 se convertirá en el periodista predilecto de Néstor Kirchner y, poco después, de su esposa.
El perro Verbitsky ha pretendido darnos a todos los argentinos lecciones de memoria y Derechos Humanos durante mucho tiempo ya; pues redoblemos su apuesta y exijamos memoria, pero completa e imparcial; Derechos Humanos, pero sin anteojeras ideológicas ni intereses políticos. 
Revisemos el pasado de quien pretende ser juez moral de los demás.
(1) Acuña, Carlos Manuel. 
Verbitsky. 
De La Habana a la Fundación Ford. Buenos Aires, Ediciones del Pórtico, 2003, p. 150.
(2) Ídem, p. 148.

miércoles, 13 de marzo de 2013

EL SUPUESTO SUFRIMIENTO DE URUGUAY

EL SUPUESTO SUFRIMIENTO DE URUGUAY




En su torrencial mensaje al Parlamento al inaugurarse el período parlamentario, la señora presidente de la Argentina se condolió de los presuntos sufrimientos que aparentemente nos afligen a los uruguayos. 

En el contexto de una larga tirada en contra de la Justicia, dijo: 

"Miren si no lo que está sufriendo el pueblo de Uruguay. 

El repudio de distintas personalidades y países frente a una política que niega el cumplimiento de los elementales derechos humanos a los que tiene derecho toda sociedad".

Ante todo, digamos que no es aceptable que un jefe de Estado se introduzca en la vida política de otro Estado, por más cercano y hermano que éste sea.

¿Qué le parecería al Gobierno de la Argentina que el presidente de Uruguay, por ejemplo, cuestionara sus actitudes hacia la prensa o considerara peligrosa su propuesta de reforma judicial? 

Elementales códigos de convivencia internacional imponen a todos los Estados el recíproco respeto a su vida interna, especialmente cuando se trata de países democráticos, cuya vida institucional se encuadra dentro de sus normas y se vive conforme a sus hábitos.

Dicho esto, hablemos claro sobre los episodios a los que se refería la mandataria. Se trata de que la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional una absurda ley "interpretativa" de la amnistía a los militares ("ley de caducidad de la pretensión punitiva del Estado") que en términos prácticos anulaba sus efectos. 

La resolución motivó las iras de algunos grupos radicales que, en un acto inaudito de patoterismo, ocuparon la sede de la cabeza del Poder Judicial, pretendiendo impedir el traslado de una jueza, uno en 16 traslados de los que rutinariamente realiza. Por ambos motivos, el tal traslado y la declaración de inconstitucionalidad, la bancada parlamentaria oficialista lanzó una andanada de agravios contra la justicia y hasta llegó a amenazarla con un disparatado juicio político. 

Cuando sus fallos sobre la materia le han agradado, sólo hubo aplausos, como cuando la justicia exceptuó de la amnistía varios casos referidos a militares, policías y civiles de la época de la dictadura. 

Si el pronunciamiento no agrada, en cambio, se lanza una andanada impropia de un país en que la separación de poderes es principio histórico, que nos viene desde las "Instrucciones" artiguistas de 1813.

La ley interpretativa se sabía de antemano que era inconstitucional; así lo habían dicho una y otra vez los juristas consultados por el Parlamento. 

¿Por qué lo es? 

Porque pretendía retrotraer la tipología delictiva de "delitos de lesa humanidad" a una época en que no existía, violando así el histórico principio liberal de la irretroactividad de la ley penal más gravosa.

Bueno es recordar que la salida pacífica de Uruguay hacia la democracia se hizo sobre la base de tres leyes, una que amnistió a los guerrilleros que habían atentado contra la Constitución, pretendiendo instaurar por medio de la violencia un régimen marxista; otra que estableció reparaciones a funcionarios postergados y otras víctimas de la dictadura, y una tercera que amnistió a los militares por sus delitos en la época dictatorial. 

O sea que hubo dos amnistías, una para cada lado.

Por cierto, las amnistías son siempre discutibles por ofrecer una solución racional a una situación pasional, pero ellas han sido, a lo largo de toda nuestra historia, el obligado final al conflicto sangriento, cada vez que se quiso mirar hacia adelante y pacificar el país.

Más allá de todos los debates éticos, lo indiscutible es que: 

1) esas amnistías resultaron eficaces y lograron su afán pacificador, sin que se sufrieran más rebrotes guerrilleros o militares, como los que infortunadamente vivió la Argentina

2) que ambas tuvieron apoyo popular, porque la ley de amnistía a los militares fue ratificada plebiscitariamente dos veces por la ciudadanía, en abril de 1989, al principio de un año electoral, y en noviembre de 2009, junto a la elección presidencial que consagró a José Mujica.

Éste fue el camino uruguayo. 

El cambio en paz. 

Desde 1985 hasta hoy, han gobernado tres partidos diferentes, sin zozobras ni violencias. 

El pueblo acompañó el esfuerzo y si también extendió a los militares el perdón que había dado a los guerrilleros, fue por su afán de mirar hacia adelante sin rencores: si se abría el capítulo de la persecución a todos los hechos de la dictadura, se abriría también el de los tantos crímenes de la guerrilla que no habían tenido sanción y el país se condenaría a mantener abiertas las heridas del pasado. 

La inmensa mayoría de los uruguayos repudió todas las formas de la violencia política, lo reiteró con el voto y, si algo ha hecho la justicia hoy, es respaldar el Estado de Derecho. 

Nosotros no compartimos muchos de sus pronunciamientos anteriores, pero los acatamos, así como respetamos éste, que preserva garantías fundamentales.
Desgraciadamente, hay uruguayos de débil convicción democrática, que no respetan los pronunciamientos de la ciudadanía, y los de la justicia, sólo cuando los entienden favorables a su causa. 

No son los más, felizmente. 

La mayoría, si de sufrimiento se trata, sólo padecemos cuando no se acata a la justicia ni al voto popular. 

O cuando no se respeta nuestra dignidad nacional, con jefes de Estado que desde fuera de fronteras se entrometen en nuestros debates.

martes, 5 de marzo de 2013


“4 LARGAS HORAS 4”

cfk_congreso_telam-1-3-13
En realidá, fueron 3 horas con 48 minutos, apenas. 

Pero el título me cerraba mejor así.

 ¿Se acuerda de aquel “8 GRANDES BAILES 8”? 

Yo sí me acuerdo. 

Le digo más; como para entonces LA CASA se reservaba el derecho de admisión, y la palabra discriminación apenas formaba parte del patrimonio de algunos intelectuales extremadamente reservados, 

¡jamás me dejaron entrar!

Si como dicen los que saben, el tiempo de “atención pleno” que el cerebro dispensa a la recepción de un mensaje, discurso, arenga, etc., es de 15 minutos, habrá que convenir que La Señora estuvo hablando al pedo, durante 3 horas con 33 minutos. 

Si a esto le sumamos el hecho de que la mayoría de los presentes estaban para aplaudirla y vivarla dijera lo que dijera, y el resto definitivamente no la escuchó, bien se podría afirmar que habló al dope a lo largo de todo su discurso.

El ridículo, que ya raya en lo insoportable e intolerable, quedó a cargo de la anfitriona, y de esos forros de siempre, a los que esta vez se sumaron algunos otros forritos, encaramados en los palcos cada día más parecidos a los de la cancha de mi Boquita querido…”

¡Y que vuelva Falcioni, que vuelva!”

Y hubo de todo: halagos y críticas. 

Los pior inspirados, le achacaron el no haber hecho referencia al chorro que tiene por Vice; a los muertos de la tragedia preanunciada de Once; a alguna que otra medida a tomar por el Gobierno a su cargo, tendiente a que el número de víctimas a manos de la delincuencia criminal no supere las 5 almas por día, y la incontenible inflación que día que pasa se morfa, cual piraña, su salario y el mío.

Fue el discurso más largo de la Historia Argentina, y en horario poco apropiado. 

Cuando menos, es esto lo que dice mi vecina, que andaba “trinando” por haberse perdido uno de los tantos programas ligados a la farándula, que habitualmente se emiten en ese largo espacio, a través de los que “una” puede enterarse de las desventuras de Ricardo Fort, las peleas y reconciliaciones de Carmen Barbieri, o el tendal de hijos de Maradona anda dejando por ahí, al mejor estilo D. Justo José de Urquiza. 

Lo que mi vecina no supo fue que varios legisladores del oficialismo se mearon sobre sus propias bancas, y otros tantos debieron acudir al servicio de urología que ofrece el Congreso, donde fueron asistidos por los doctores Vergatieza y Astalasguindas, la mayoría de ellos por estallido espontáneo de vejiga. 

Ante el mismo servicio, fue presentado el correspondiente certificado médico extendido a nombre del senador Carlos Menem, excusándole de su presentación por reiterados problemas de incontinencia.

Fuentes confiables me aseguran que en cuanto el líder Bolivariano se abrace con el Néstor en el Purgatorio del que no puede zafar, Radio Nacional, en el horario de 09.00 a 21.00, emitirá el programa titulado Aló PresidenTA, a través del que Ud. podrá comunicarse con La Señora, previo ser debidamente identificado, y en tanto se encuentre dispuesto a sostener una respuesta que eventualmente podrá desarrollarse en horita, horita y media.
Ricardo Jorge Pareja

viernes, 1 de marzo de 2013



YA QUE REPUDIAN A IRAN, 

¿POR QUE NO TAMBIEN A CUBA?


ahmadinejad con fidel

A exactamente un año del “vamos por todo” de Cristina, que más que un slogan inofensivo fue un alarido dictatorial que advertía sobre los tiempos por venir, el gobierno acaba de convertir en ley la entrega de la dignidad argentina a la teocracia iraní, dejando prácticamente en sus manos a nuestras víctimas de AMIA.

Desde estas líneas, no obstante, no nos proponemos continuar analizando lo que ya sobradamente se conoce y se analiza desde la generalidad de los medios. 

 Preferimos, en cambio, hacer pie sobre un terreno más pantanoso y poner de manifiesto la flagrante hipocresía de nuestra clase política opositora en particular, y de nuestra sociedad civil en general.

En efecto, no deja de resultar llamativo que aquellos mismos que se horrorizan por los actuales convenios con la dictadura de Ahmadineyad, permanezcan indiferentes o incluso apoyen las relaciones carnales que el kirchnerismo mantiene con la dictadura de los Castro desde 2003 a la fecha. 

 ¿Acaso alguien podría recordar alguna expresión de repudio, espetada por la clase política o por los grandes medios, a los amistosos y frecuentes encuentros de Cristina Kirchner con Raúl y Fidel Castro? 

¿Acaso alguien se quejó alguna vez por las fotos que Néstor y Cristina se tomaban sonrientes con los dictadores cubanos, y por las loas que aquéllos les cantaban a éstos? ¿Acaso se intentó frenar en alguna oportunidad convenios gubernamentales con la isla de los tiranos?

Los detractores del nefasto memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán por la causa AMIA, argumentan con gran acierto lo inconveniente de relacionarse con un país antidemocrático, opresor y violador de los Derechos Humanos. 

Pero jamás han dicho una sola palabra sobre la inconveniencia moral de codearse con un régimen como el castrista, que en sus 54 años en el poder, se ha cargado con más de 100.000 muertos, casi dos millones de exiliados (el 10% de su población) y una indeterminable cantidad de presos políticos. 

¿Será que existen dictaduras “buenas” y dictaduras “malas” para los argentinos? 

¿Será que se nos ha enseñado a ser siempre indulgentes y acríticos con la izquierda?

Podría responderse, sin embargo, que Irán es distinto de Cuba porque mientras aquéllos han perpetrado ataques terroristas contra nuestro país, éstos han sido siempre inofensivos para con el pueblo argentino. 

Sostener semejante error, implica desconocer el papel que jugó el castrismo en la conformación y desarrollo de grupos terroristas que atacaron a la Argentina en los años `70, derramando la sangre de miles de víctimas.

La primera experiencia castrista en Argentina, organizada desde la isla por el ex ministro del Interior cubano Gral. Abelardo Colomé Ibarra, vino de la mano del fugaz Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP), integrado casi en su totalidad por cubanos, que en 1964 aterrizaron sobre Salta, se llevaron la vida de algunas víctimas y al poco tiempo resultaron derrotados.

Apenas dos años más tarde, los esfuerzos castristas en orden a exportar la revolución marxista se sistematizaron en las reuniones de la Tricontinental (1966) y de la Organización Latinoamericana para la Solidaridad (1967), en la que participaron miembros fundadores de las organizaciones terroristas Montoneros y ERP. 

Los objetivos que Fidel Castro y su séquito depositaban en los prototerroristas, eran “sólo alcanzables a través de la lucha armada”, tal como rezan las conclusiones en los documentos de cierre de ambas asambleas.

Manuel “Barbarroja” Piñero, el encargado del Departamento de América, cuyo rol era preparar la insurrección armada en varios países (entre ellos, el nuestro), ha reconocido que el Estado cubano entrenó a un sinnúmero de terroristas en la base Punto Cero de Guanabo y en Pinar del Río. 

Asimismo, según un informe del ministerio del Interior argentino, hacia 1980 ya habían pasado por Cuba más de 6000 terroristas oriundos de nuestro país, buscando adiestramiento y recursos bélicos.

Igualmente sabido es que las bandas terroristas argentinas tenían en Cuba bases de operaciones sostenidas por el gobierno de Castro, como la Secretaría Técnica de Montoneros, que funcionaba en el barrio de Miramar (La Habana) desde donde se planeó nada menos que la Contraofensiva de 1979. 

Desde allí los montoneros administraban los jugosos 60 millones de dólares que habían obtenido con el secuestro de los hermanos Born en 1974, y planificaban atentados con el apoyo de la logística y la sapiencia militar cubana.

El apoyo que Cuba brindó a estos grupos que perpetraron entre 1969 y 1979 la cantidad de 21.644 operaciones terroristas en nuestro país (datos de la Causa 13) no es ningún secreto. 

Y tanto es así, que el propio Fidel Castro lo confesó el 4 de Julio de 1998 en el foro de la Asociación de Economistas de América Latina y el Caribe: 

“Tratamos de respaldar y desarrollar movimientos revolucionarios armados en todos los países de la región menos en México… 

Las condiciones objetivas existían, pero las condiciones subjetivas fallaron. 

Pero hicimos un esfuerzo”. 

Esfuerzo que a la Argentina le costó la sangre de miles de sus ciudadanos, cabría agregar.

Frente a estos datos de conocimiento público, volvemos a preguntarnos: 

¿Por qué nuestra clase política pretendidamente opositora y los grandes medios presuntamente independientes no repudian de igual manera la tiranía iraní y la tiranía cubana? 

A ambos países los une no solo el despotismo como forma de gobierno, sino también el hecho de que fueron cómplices e instigadores de ataques terroristas contra la Argentina.

Mientras la oposición política y civil no corte de raíz con las ataduras ideológicas izquierdistas, jamás podrá hacerse de un discurso serio, coherente y contrahegemónico, sin caer en inaceptables contradicciones como la de repudiar a determinados tiranos y tolerar (e incluso apoyar) a otros.

jueves, 28 de febrero de 2013



Irán, Buenos Aires, Nueva York: el gobierno presiona en todos los frentes


gils_carbo_carlotto_27-2-13-telam

Ayer el cristinismo desató una fuerte ofensiva contra todos los que se opongan a los dictados de su jefa. 

Así fue que consiguió el quórum para sancionar el Memorándum de Entendimiento con Irán gracias a dos diputados que renunciaron a sus cargos provinciales y al travestismo político del diputado sanjuanino Mauricio Ibarra, alineado con los hermanos Rodríguez Saá. 

Por su parte, Alejandra Gils Carbó, Procuradora General, continuó su ataque contra toda los magistrados judiciales que no le responden, en una convocatoria realizada en la Biblioteca Nacional. Aludió, sin nombrarlo, al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, al hablar de las ventajas de familia judicial y de lobbies oscuros en los tribunales. No quedan entonces dudas de que el gobierno nacional va contra la Corte con la intención de descalificarla. 

Por ahora, el kirchnerismo sólo puede utilizar palabras pero no puede reformar la Constitución. 

Sí podría, en cambio, sancionar una nueva ley del Consejo de la Magistratura para ampliar su mayoría en el mismo y entonces echar jueces a su gusto. 

Pero corre el riesgo de que cumpla lo que dijo Lorenzetti: que toda ley aprobada por mayorías circunstanciales puede ser declarada inconstitucional.

Un salvavidas que está por verse

En el plano internacional ayer se confirmó lo que anticipamos, que en caso de que la Corte de Apelaciones del segundo circuito de Nueva York falle contra nuestro país y a favor de los holdouts, la sentencia no sería acatada por el gobierno. 

Ésta fue la postura que el abogado norteamericano del Estado nacional, Jonathan Blackman, expuso en los siete minutos que le concedieron en la audiencia. 

Todo un indicador de que el gobierno ya asume que la sentencia le será adversa. Asimismo, el diputado Alfonso Prat Gay confirmó nuestro análisis de que la Argentina impulsa el acuerdo con Irán para que los Estados Unidos retribuya influyendo en la Corte de Apelaciones de Nueva York. 

Prat Gay opina que los Estados Unidos están aflojando la presión sobre Irán en abierta discrepancia con el gobierno israelí, que podría tomar medidas unilaterales ante la defección americana.

También en el plano local sobran síntomas de endurecimiento. El cristinismo soltó al sindicalista pitbull Roberto Baradell para que le ladre a Daniel Scioli, quien lo había convocado a una reunión para proponerle lo mismo que el ministro de educación de la Nación Alberto Sileoni. 

Baradell se retiró indignado de la reunión amenazando con un paro por tiempo indeterminado, a sabiendas de que su jefa, la presidente, es la única que puede solucionar el problema, girándole los fondos a Scioli para pagarles a los docentes el 30% de aumento que reclaman. 

En tanto, el gobernador se arma de paciencia, porque sabe que tarde o temprano el gobierno federal tendrá que ceder y enviará los fondos para evitar que se incendie la provincia.

Si algo no se le puede negar al cristinismo es su audacia y ambición. 

Pero también corre el riesgo de chocar la calesita, teniendo en cuenta que el año pasado la economía se estancó y que este año es probable una leve recesión. 

Es decir que continuaría la estanflación.

ESTOS AGREDIERON A MI PATRIA

Loading...