jueves, 25 de febrero de 2010

EL ZORZAL "CANTOR" DE MACHAGAY EN EL 74

Una de las tantas acciones terroristas en el país en la década del 70, es el copamiento del Destacamento Policial de Colonia Aborigen - Machagai – Chaco, el 15/04/74, con resultado de un suboficial de la Policía herido Cbo 1º M. Acuña y la detención inicial del ex Diputado Nacional de la JP Carlos Kunkel y un sacerdote Jaime Zorokde.

Después de una reunión de Zabala Rodríguez (JP – Montonero) con el Ministro de Gobierno del Chaco Florencio Tenev de aquel entonces, se logra la liberación de Kunkel y la detención de más de 100 personas comprometidas, nombradas por el zorzal como moneda de cambio.

Posteriormente el Juez libera 82 personas quedando 18 detenidos e implicados en el suceso. Hasta aquí el panorama de la contingencia.

Días pasados el Juez Federal Vera Barros a cargo del Juzgado Federal de la ciudad de Rosario dictamino que el asesinato del Coronel Larrabure fue un crimen de lesa humanidad.


Con este saludable fallo se inicia el camino de la búsqueda de la verdad al abrir la nueva/vieja caja de Pandora de la Guerra antisubversiva en la Argentina , negocio de pingues ganancias para los exhumadores de cadáveres y los traficantes explotadores del dolor ajeno.

De la misma manera en que una valiente decisión comenzara a echar luz acerca del fenómeno de la subversión en los 70 y sus insospechados alcances en nuestro país, también se están dando los primeros pasos a fin de desenmascarar algunos mitos instalados hoy en la sociedad acerca de la tan descalificada represión.

Nos estamos refiriendo específicamente al empleo de la tortura como método sistemático para la obtención de información a costa de los combatientes de Montoneros, ERP, etc., como único y excluyente habito, desechando otras prácticas más sutiles y eficientes, como es la palabra para obtener mejores resultados.

Los Organismos de los DDHH oficiales o privados han instalado el guión de que la tortura, fue la herramienta básica para combatir el terrorismo, de hecho podemos observar en la Causa 1546/75 Salas Néstor y otros S/Asociación Ilícita Infracción a la Ley 20840 del Juzgado Federal de Resistencia, donde existe material secuestrado y agregado a la misma a fojas 1382, podemos ver sin más esta falacia en el Instructivo de Montonero denominado:


El procesado preso, su familiar y/o responsable y para darle máximas posibilidades dentro y en torno del juicio, ordenando realizar denuncias de apremios como rutina de procedimiento, sin más razón que lo así establecido por la norma.

Si existieron apremios o no, poco se puede aseverar con un grado de certeza razonable a más de 30 años de los hechos, lo que si se puede certificar que la población en su conjunto colaboro para erradicar este flagelo.


Otro punto saliente y significativo, quizás el de mayor importancia se asentaba en la delación, por miedo o por salir del error en que habían caído algunos cuantos jóvenes idealistas, situación percibida por los integrantes de la conducción terrorista que instrumentaron como medida el suicidio con la pastilla de cianuro o la resistencia con las armas lo que llevaba ambas situaciones a la muerte. Casos que muchos fanatizados cumplieran al pie de la letra lo normado.

Es por ello que, con una pizca de inteligencia y mucha vergüenza avista lo sencillo y obvio. El Juez Vera Barros a cargo del Juzgado Federal de la ciudad de Rosario procesa el 28/03/08 en Rosario, por Asociación Ilícita Agravada y Tortura, como un clásico a varios uniformados y a un Oficial Montonero colaborador asistiendo al Ejército en su papel de marcador de sus compañeros de la organización:


Ricardo Chomicki NG Cady, actualmente detenido en el penal de Marcos Paz, hecho prácticamente desconocido por la opinión publica en general.

Nos cabe entonces preguntarnos a que obedece dicho silencio, y por ahora solo podemos tener un par de conjeturas: descalificar globalmente la guerra antisubversiva es la primera y mas obvia y otra quizás mas alejada de los ideales y la moral revolucionaria: simplemente el vil metal o dinero.

Es que el negocio varias veces millonario en dólares con sospechada corrupción por la poca transparencia del Estado de los indemnizaciones a las familias de las victimas exige una contrapartida, hacer la vista gorda al papel desempeñado por esa categoría difusa de colaboradores, quebrados, arrepentidos, recuperados y demás adjetivos calificativos que imaginemos, existieron y fueron vitales para el triunfo militar.


En boca de algunos, hoy victimizado serían catalogadas como traidores y que en los juicios que se realizan tienen la dudosa calificación de testigos, ni más, ni menos como los testigos de oídas o mas o menos que utilizara la Cámara Federal de la Capital en la Causa 13, ver Pág. 1.477 Tomo II.

Casos calcados hubo a lo ancho y largo del país, el mismo Firmenich sospechado y condenados a muerte en ausencia por Montoneros: Quieto Roberto, Galimberti Rodolfo Gabriel, Gelman Juan, Mauriño Roberto, Bulrich Julieta y Genoud Claudia a ser ejecutados cuando se los encuentre.


Ver Evita Montonera Nº 8 y 13, sospechados de colaborar, pero en la misma Causa de Rosario están Carlos Brunato NG Tu San, José Baravalle NG El Pollo, Carlos Hugo Tartaglia NG Mancha, Edgardo Tolosa NG Dodo.

Como así también en las causas de la ESMA en Buenos Aires, La Perla en Córdoba, y otros lugares de detención en distintas zonas del país.

Para no abrumar en la revista B1 (Vitamina para la Memoria de la Guerra en los 70) Año III – Nº 11 en Pág. 13 Correo de lectores – Carta de un terrorista a la Revista B 1, entre otras cosas habla de una Operación Gallina (Aspiazu J. L.) y Operación Buchón (Zapata Soñez R.), donde Montoneros fusila a integrantes de su organización por delación. Los prenombrados.

Seguramente es largo el camino a recorrer, pero los primeros pasos ya se están dando para precisamente desandar este increíble derrotero de absurdos diseñado por quienes han hecho de esta tragedia argentina solo un negocio de poder y dinero.

Por ultimo rescato de la Revista La Nación Paranoia de Juan Villoro, del 30/08/08 en Pág. 30:


A diferencia de otros combatientes, el terrorista no busca ganar sino persistir.

Su estrategia no es el triunfo sino el daño. Uno de sus recursos básicos consiste en infiltrar al enemigo para afectarlo en mayor proximidad.

Por eso el combate del terrorismo implica una doble defensa: contra el adversario y contra los compañeros que pueden estar a su servicio.

En esta encrucijada nada es tan difícil ni peligroso como creer en alguien.

Con la orden de detención de José Baravalle NG El Pollo librada a INTERPOL por el Juez Federal Vera Barros a cargo del Juzgado Federal de la ciudad de Rosario por igual situación de Ricardo Chomicki NG Cady, termina con suicidio en Italia de Baravalle, el 07/09/08.


Mi pregunta cuando le tocaran al resto de los delatores

¿Se animará el Fiscal Auat o el Juez Skidelsky de Resistencia hacer lo mismo con Kunkel?

Para los que estén interesados en el tema, tengo los recortes de los diarios de época que hablan de este terrible "buchon".


No los adjunto porque pesan algo más de 9,5MB

En azul y blanco, HUGO RENÉS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTOS AGREDIERON A MI PATRIA

Loading...